Dales envidia COMPARTE

De ruta por las ciudades más bonitas de Europa

Una aventura única a través de la historia, las tradiciones y la vibrante vida de las ciudades más emblemáticas de Alemania, República Checa, Hungría y Austria.

Un tour de contrastes a través del rico pasado y el prometedor futuro del Viejo Continente que colmará las expectativas de los amantes de las tradiciones, la buena vida y las nuevas experiencias.

Reichstag Berlín

Completo tour por el corazón de urbes únicas como Berlín, Praga, Budapest y Viena.

Te invitamos a recorrer centro Europa en un completo viaje que nos llevará a conocer algunas de las joyas de este continente.

Comenzamos este apasionante tour en Berlín la cosmopolita, moderna y artística capital alemana, donde conoceremos lugares icónicos como la Puerta de Brandemburgo, el histórico Muro de Berlín y su casco antiguo plagado de tiendas y restaurantes de moda.

A continuación, viajaremos a la República Checa para descubrir Praga, una de las urbes más hermosas de Europa. En esta ciudad de cuento podrás visitar su magnífico Castillo, la preciosa iglesia de Týn, el reloj astronómico que luce sobre la fachada del antiguo Ayuntamiento; la hermosísima torre de la Pólvora y la bulliciosa plaza de Wenceslao.

Posteriormente, nos acercaremos a Budapest, constituida por dos grandes ciudades que se unen para formar una de las capitales europeas de mayor importancia. Y proseguiremos nuestro viaje rumbo a Viena, capital de Austria y una de las urbes europeas más elegantes y cosmopolitas.

Esta estilosa región, que es cuna de grandes compositores como Strauss, Beethoven o Mozart y morada de la afamada Ópera de Viena, ofrece al visitante cultura en estado puro en sus más de un centenar de museos, además de deliciosos pasteles.

Atraviesa una de las antiguas puertas de entrada a Berlín

 

Catedral de Berlín

Frecuentada de día y de noche por millones de turistas de todo el mundo, la histórica Puerta de Brandeburgo es uno de los puntos obligados para el visitante que busca conocer las señas de identidad de la sorprendente capital alemana.

Su elegante estampa es considerada el epicentro de la unificación berlinesa. Situada en el centro de la ciudad, junto al parlamento alemán, céntricas calles, elegantes edificios y lujosos hoteles, esta emblemática puerta constituyó en el pasado la separación entre el Berlín del Este y el del Oeste.

Seria precisamente tras la caída del Muro cuando esta emblemática puerta ­construida por el arquitecto Carl Gotthard Langhan entre 1788 y 1791 y que cuenta con 26 metros de altura y un estilo neoclásico que recuerda a las construcciones de la Acrópolis de Atenas­ se convirtió en uno de los principales símbolos de la unidad de todo el pueblo alemán.

Acércate a la segunda localidad más visitada de la República Checa

Praga

Una de las mejores opciones para sacarle el máximo partido a tu estancia en Praga es escaparte a la cercana población de Karlovy Vary, situada a 140 km al oeste de la capital checa.

Fundada en el siglo XIV por el emperador Carlos IV y construida en estilo imperial, esta población se despliega en mitad de preciosos jardines de estilo victoriano y manantiales cuyas aguas alcanzan los 72°C.

Entre los encantadores edificios que alberga esta población ­todo un compendio de estilos arquitectónicos, que van desde el rococó hasta el art noveau­, no hay que perderse el Grandhotel Pupp, un lujoso inmueble inaugurado en 1701 y dotado de 228 habitaciones, y en el que cada verano se celebra el Festival Internacional de Cine de Karlovy Vary.

A la izquierda de esta imponente construcción, se halla el llamado camino del Geopark. Ascendiendo a través del mismo, podrás disfrutar de una magnífica vista sobre el complejo balneario.

Asimismo, si sigues el curso del Teplá, un bello río de aguas cálidas, encontrarás algunas fuentes en su orilla izquierda, como la del Mercado o la de la Libertad.

Descubre sus monumentos desde una perspectiva inmejorable

Budapest una de las ciudades más bonitas de Europa

Si visitas Budapest, una de las actividades que te brinda la ciudad es realizar un recorrido en barco por las aguas del Danubio, el río que baña la capital de los magiares.

Gracias a esta travesía panorámica, tendrás la posibilidad de contemplar desde un punto de vista privilegiado sus monumentos más importantes, entre los que se cuentan el castillo de Buda, la iglesia de Matías, el Bastión de los Pescadores, el puente de las Cadenas y el Parlamento.

Además, también podrás conocer otros lugares emblemáticos, como isla Margarita. Este enclave, muy frecuentado por la población local, da cabida a un estadio deportivo, una piscina y diversos balnearios. Antiguamente la zona era conocida como conocida como Nyulak Szigete, lo que se podría traducir como ‘isla de los Conejos‘.

Entre sus atracciones más significativas, destaca la torre de Agua, una construcción modernista de 1911, con planta octogonal y 57 m de altura, y que actualmente se utiliza como mirador y sala de exposiciones. La isla está conectada a los barrios de Buda y Pest a través del puente Margarita (Margit híd), diseñado por el ingeniero francés Ernest Goüin y erigido entre 1872 y 1876.

Y eso no es todo: durante el recorrido, amenizado por la música de Johann Strauss ­ compositor del célebre vals El Danubio azul­ te servirán una copa de vino espumoso. ¿Existe un modo más original de contemplar Budapest?

Viena es la cultura europea.

Sin duda, el barrio de los museos de Viena tiene su punto neurálgico en la Maria­ Theresien Platz, el imponente parque anexo al palacio imperial de Hofburg.

A ambos extremos de esta explanada, se alzan dos majestuosos edificios casi idénticos: el Museo de Historia del Arte y el Museo de Historia Natural. Aunque resulta difícil decidir cuál de los dos es más interesante, este último puede ser la opción perfecta si viajas con niños, ya que las extraordinarias colecciones del museo ofrecen reclamos que cautivarán a todos los públicos.

Ten por seguro que cualquier visitante de Viena, una de las ciudades más bonitas de Europa se maravillará ante todo lo que ofrece esta institución. En la primera planta, se muestran todo tipo animales disecados, incluyendo algunas especies ya desaparecidas o en peligro de extinción.

A su vez, la planta superior despliega un generoso muestrario de minerales y piedras preciosas ­incluyendo un topacio de 117 kg y las joyas que María Teresa I de Austria regaló a su esposo­, así como fósiles de gran valor y hallazgos arqueológicos relacionados con el arte prehistórico.

No dejes de degustar la riquísima tarta Sacher en el local fundado por su creador

Aunque el catálogo de dulces y pasteles que se pueden encontrar en Viena es inmenso, ninguno es tan conocido como la deliciosa tarta Sacher o Sachertorte, un irresistible postre de chocolate inventado en 1832 por el entonces aprendiz de repostería Franz Sacher.

¿Y qué mejor que disfrutar de él en el establecimiento fundado por el hijo de su creador? A pesar de tratarse de la cafetería de un lujoso hotel, muy elegante y con un excelente servicio al cliente, el precio de una ración de este postre es idéntico al que encontrarás en otros establecimientos (algo menos de 5 euros).

Eso sí: el sabor de la receta original no admite comparación. De todos modos, si no tienes tiempo de sentarte a disfrutar tranquilamente de esta tarta, recuerda que también la venden preparada para llevar. Asimismo, en el Café Sacher podrás probar otros de los dulces más típicos de Austria, así como el licor Sacher, de chocolate y con un toque de albaricoque
 

 
Aquí podéis seguir descubriendo mundo en viajes de novios originales.