Dales envidia COMPARTE

Viaje por la ruta de la seda, disfrutad del recorrido más legendario de todos los tiempos

Si existe un itinerario mítico, ése es sin duda la Ruta de la Seda, el camino que recorrían los mercaderes asiáticos de este a oeste, con el propósito de adquirir y vender productos tan exóticos y valiosos como tejidos, especias, metales preciosos o coral.

Conviértete en el protagonista del mito viajero por excelencia y acompáñanos en un itinerario que te fascinará: Pekín, Xi’an, Dunhuang, Turpan, Ürümqi y Shanghai.

Gracias al sorprendente viaje por la ruta de la Seda conocerás los motivos que movieron a viajeros de todos los tiempos a recorrer una ruta que, a partir de ahora, también será tuya.

Cuando regreses de este viaje de ensueño, también formarás parte de la cautivadora historia de China, que se escribe sobre los paisajes y monumentos que tendremos ocasión de admirar.

Admira la arquitectura tradicional

No todo son rascacielos y grandes bloques de hormigón en Pekín. De hecho, en algunas calles del centro histórico, aún es posible encontrar maravillas como la Ciudad Prohibida y otras interesantísimas muestras de la arquitectura y el urbanismo más tradicionales de China.

¿Te apetecería conocerlas mientras paseas tranquilamente en rickshaw? Esta actividad te permitirá descubrir de primera mano los llamados siheyuan, uno de los elementos más característicos de la capital del país.

Estas construcciones consisten en un recinto cuadrado con habitaciones que encierran un patio central, normalmente dotado de vegetación. Los siheyuan se alzan sobre los no menos típicos hutong, calles y callejones que conectan el interior del casco antiguo.

Muchos de ellos son tan angostos que ni tan siquiera permiten que los coches puedan circular, por lo que el uso del rickshaw es la mejor opción para recorrer estos pintorescos rincones de la antigua Pekín, cada vez más escasos.

El motivo de que los pekineses poco a poco fueran abandonando los siheyuan para instalarse en pisos es evidente, ya que estas viviendas carecían de agua corriente y de sanitarios.

Descubre los instrumentos y los sonidos más típicos

A pesar de que el Ejército de Terracota y el mausoleo del Primer Emperador hacen sombra a cualquier otra atracción de Xi’an, existen otros muchos reclamos que no hay que dejar de contemplar en esta interesantísima urbe.

Un buen ejemplo es la espectacular Torre de la Campana, que se alza en Zhong Lou, en pleno corazón de la localidad. Aunque fue erigida en 1384 en el centro de la antigua ciudad Tang —situada dos manzanas al oeste—, en 1582 fue trasladada a su emplazamiento actual. Años después, entre los siglos XVI y XVIII, sería objeto de diversas reformas.

Para acceder a este edificio, tienes que entrar por un túnel ubicado en la esquina sureste de la plaza que acoge la torre. Esta construcción también cuenta con un refugió antiatómico que data de los tiempos de la guerra fría, y que se construyó por temor a un posible ataque de la URSS, en un período en el que las relaciones entre chinos y soviéticos no atravesaban su mejor momento.

Sin embargo, esta dependencia no se puede visitar en la actualidad. En el interior de la torre, podrás disfrutar de un original concierto nocturno de música tradicional (incluido en el precio de la entrada), en el que intervienen instrumentos de cuerda tradicionales y numerosas campanas de diferentes tamaños y grosores, de las que se obtienen unas relajantes melodías.

Descubre una ciudad islámica en el corazón

En esta ocasión, te animamos a adentrarte en el corazón de la pequeña Turpan, una de las poblaciones que brillaron con luz propia en la época dorada de la legendaria Ruta de la Seda.

Su centro histórico se concentra alrededor de las avenidas de Gaochang y Laocheng, siendo el bazar uno de sus puntos neurálgicos. Cerca de allí, se despliega la estación de autobuses, siempre atestada de transeúntes y gente que está allí de paso, tal y como ocurría con las caravanas de mercaderes que en el pasado recalaban en la antigua Turpan.

Una vez allí, no dejes de prestar atención a la indumentaria de los transeúntes: notarás que las mujeres suelen ir tocadas con un velo, mientras que los hombres (especialmente los de más edad) acostumbran a cubrirse la cabeza con un característico gorro.

En tu recorrido, verás carros tirados por burros y bicicletas, dos medios de transporte que, hasta hace relativamente poco, eran los únicos medios de transporte utilizados en el oasis.

Familiarízate con tesoros arqueológicos y formas de vida que te sorprenderán

De viaje por la ruta de la seda, te invitamos a que aproveches tu paso por Ürümqi, la capital regional, visitando el interesante Museo de Xinjiang. Allí te aguarda una apasionante colección etnográfica y arqueológica que no debes dejar de descubrir. Hasta hace unos pocos años, este museo se hallaba en un edificio de aire soviético coronado por una cúpula verde.

Sin embargo, en los últimos tiempos la colección se despliega en un complejo de edificios de estilo centroasiático, que alberga exposiciones de arqueología y relacionados con la antropología.

Lo primero que podrás admirar serán unos bronces de la dinastía Zhou (1050 a.C.­256 a.C.), objetos de la dinastía Han (206 a.C.­220 d.C.) y estatuillas de la dinastía Tang (618­907).

A este último período pertenecen también diversos textos budistas y otros documentos escritos en sogdiano, que es la lengua de Asia central. Asimismo, también encontrarás piezas relacionadas con la Ruta de la Seda.

Sorpréndete desde el agua con la mayor ciudad asiática

Te invitamos a descubrir uno de los elementos más representativos del paisaje urbano de Shanghai: el Huangpu. De 113 km de longitud, es el río más largo de cuantos atraviesan esta enorme metrópolis del este de China.

Su curso la divide en dos sectores claramente diferenciados: Pudong, a mano derecha, y Puxi, a su izquierda. Con una anchura media de 0,5 km y una profundidad de 11 m, no sólo sirve para abastecer de agua a la población local, sino que también alberga numerosos cruceros fluviales muy apreciados por los turistas.

Estos paseos dan comienzo en el muelle de Shiliupu, en el sur del emblemático barrio colonial del Bund, un rincón repleto de edificios que rememoran la ocupación británica de esta zona de la ciudad.

Asimismo, todos aquellos que quieran adentrarse en uno de los ríos más importantes de China, el Yangzi, pueden acercarse hasta el punto en el que éste confluye con el Huangpu, y desde el que parten algunos cruceros.

 
Aquí podéis seguir descubriendo mundo en viajes de novios originales.